top of page
in her kitchen: About
mistura2011.jpg

en su cocina

la salsa secreta

Soy la Chef Krysia o "Chiqui." Mi abuelo me llamaba así cuando era niña. Llamé a este negocio Chiqui's Kitchen porque quería recordar siempre mi amor y pasión por la comida desde que comenzó en mi infancia. Mi cocina también está profundamente arraigada en mi herencia peruana-quechua-americana y la "salsa secreta" de mi cocina es simple: mi curiosidad y pasión.

Mi primer contacto con la producción de alimentos fue ayudando a mi madre en la cocina cuando era adolescente. Sin embargo, realmente me enamoré de los sonidos y el ritmo de la cocina cuando era aún más joven, en el restaurante latinoamericano de mi padre que alguna vez estuvo ubicado en Cambridge, Massachusetts. Nunca olvidaré el olor del arroz cociéndose, el flan horneado, el chisporroteo de todas las cosas sabrosas en la freidora y el baile que realizaban mi tío o mi primo mientras realizaban las rutinas culinarias diarias. Más adelante en la vida, decidí seguir una carrera en las artes culinarias después de obtener un título en la Universidad de Johnson & Wales en Providence, RI. Luego trabajé activamente en restaurantes tanto en Estados Unidos como en Perú. Después del nacimiento de mi hija, pasé a la industria de fabricación de alimentos, dirigiendo una tienda minorista y el correspondiente programa de visitas a la fábrica para enseñar al público sobre el cacao y el chocolate. Comencé Chiqui's Kitchen como un negocio de chef personal en 2019. En 2020, completé mi maestría en artes liberales en Gastronomía en la Universidad de Boston y orienté mi negocio hacia la producción de empanadas especiales al estilo peruano.

Al comienzo de la pandemia, seguía volviendo a mi época de vivir en Perú. Había una pequeña panadería en la calle donde vivía en Miraflores, un distrito de Lima. Aún recuerdo la primera vez que compré una empanada en ese lugar. Estaba relleno de la carne molida más sabrosa. Lo pedí con una taza de café humeante. En el plato con la empanada espolvoreada con azúcar solo había una rodaja de limón. Exprimí el limoncito en la puntitaa de la empanada, la coloqué para darle el bocado perfecto y me lancé. Simplemente se deshizo y se derritió en mi boca de la mejor manera. Creo que gruñí audiblemente. Quería recrear esta empanada, así que comencé a jugar con los ingredientes y modificar recetas hasta que lo hice bien. También decidí centrar los ajíes indígenas peruanos como base del sabor. Sin atajos ni sustitutos. Este es ahora el enfoque de Chiqui's Kitchen: ¡hacer empanadas al estilo peruano, hechas a mano, hechas con amor y que se derriten en la boca, en batches pequeños! Eche un vistazo a este sitio para obtener más información sobre mis ofertas y no dude en ponerse en contacto si tiene alguna pregunta.

bottom of page